Français Français English English Deutsch Deutsch
Asociación de Amigos del Camino de Santiago JACA
Asociación de Amigos del Camino de Santiago JACA

Fauna: El subalpino

Por encima de los 1800 m s/m, el frío dura tantos meses que solo una especie arbórea crece con vigor, es el pino negro (Pinus uncinata), que forma bosques monoespecificos, hasta los 2.200 m s/m. Sin embargo, en la Jacetania no son muy extensos, ya que han sido talados o quemados para incrementar la superficie de pastos de verano. Así que la mayor parte del subalpino está compuesta de pastizales alpinizados.
En el bosque, son numerosas las aves que podemos observar, una de ellas, exclusiva de ese piso, es el verderón serrano (Serinus citrinella), llamado en la Jacetania taril de Canfranc. Capturando insectos en las ramas más altas, el reyezuelo sencillo (Regulus regulus) llena el aire con sus trinos, tan agudos que son inconfundibles, junto a él, carboneros y herrerillos, todos ellos pequeños y vivarachos pájaros que se alimentan capturando, acrobáticamente, insectos en las ramas de los pinos, especialmente el carbonero garrapinos (Parus ater) es el más abundante. Trepando por los troncos, el agateador norteño (Certhia familiaris), revisa cada intersticio de la corteza en busca de insectos y arañas.

Especial es el piquituerto (Loxia curvirostra), que se alimenta exclusivamente de los piñones de las distintas especies de conífera. Estas semillas de alto contenido en grasas, maduran durante el invierno, para desprenderse durante la primavera. Así, el piquituerto, para aprovechar el máximo poder alimenticio de los piñones, se reproduce en pleno invierno.

Pero el rey del bosque es, en este caso, el urogallo (Tetrao urogallus). Cada vez más escaso, ya que requiere bosques viejos y muy tranquilos, de pino negro o de hayas y abetos, bosques cada vez más escasos. Es muy sedentario y si bien durante el verano tiene una alimentación muy variada, compuesta de insectos y bayas, durante el invierno, tras las grandes nevadas, puede soportar varios días alimentándose de pasto seco o acículas de conífera.

Entre matorrales del borde del bosque, nidifica, raro, el mirlo collarizo (Turdus torquatus) y otea a sus presas desde lo más alto de los arbustos la collalba gris (Oenanthe oenanthe), abundante en la Jacetania.

En los amplios pastizales alpinizados, abunda la rana bermeja (Rana temporaria), es una rana grande y fuerte, con sendas manchas oscuras a ambos lados de la cabeza. En primavera temprana, entre la nieve y el hielo se acerca a charcas e ibones pera reproducirse. Luego se aleja del agua y vive en el pastizal, capturando insectos que producirán las reservas necesarias para pasar el largo invierno.
Entre las rocas caldeadas por el sol, es abundante la lagartija roquera (Podarcis muralis) y no es rara la víbora áspid (Vipera aspis), de molesta picadura, raras veces peligrosa, pero que requiere atención médica.

Las aves de esos pastizales no tienen características especiales: siendo un medio de reciente creación, han sido invadidos por especies de otros lugares, como las montañas mediterráneas o los claros de los bosques de pisos inferiores. Allá donde el pasto es alto y denso, las aves no pueden penetrar por la incomodidad que supone quedar sumergidas, casi sin movimiento entre la hierba, por el contrario, cuando el paisaje es más heterogéneo, con zonas sin cobertura vegetal, rocas, arbustos, etc, entonces se incrementa notablemente el número de especies. Volvemos a encontrarnos con la collalba gris (Oenanthe oenanthe), el roquero rojo (Monticola saxatilis), el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) y otras especies que ya hemos mencionado.
Los mamíferos tampoco son característicos de este piso, pero la abundancia de alimento que ofrece, atrae durante el verano a varias especies, como el jabalí (Sus scrofa), el zorro (Vulpes vulpes) o la liebre (Lepus europaeus).

El rebeco o sarrio (Rupicapra rupicapra) es especialmente abundante en esta zona del Pirineo. No se puede decir que sea un habitante del subalpino, ya que trashuma entre los pastos más altos del piso alpino, en verano y los bosques y bujedos del montano en invierno, cuando las grandes nevadas impiden el acceso al pasto.

por César PEDROCCHI RENAULT Siguiente: El piso alpino
Mapa web Contacto Créditos

© 2011. www.jacajacobea.com. Todos los derechos reservados.

 

Colaboran:                                     

Cadena 100Cadena COPE

JacaJacobea en TwitterYoutubegoogle+JacaJacobea en FacebooklinkedInpinterest

Desarrollo y diseño de páginas web - Skydone