Français Français English English Deutsch Deutsch
Asociación de Amigos del Camino de Santiago JACA
Asociación de Amigos del Camino de Santiago JACA

Fauna: El piso alpino

Por encima de los 2200 m s/m la helada se prolonga durante tantos meses que ninguna especie arborea puede vivir allí. Son los pastizales naturales y el piso más característico e interesante de los Pirineos.

Por el mismo motivo, los vertebrados de sangre fría son escasos y están muy bien adaptados a la altitud. El ejemplo más claro es el de la lagartija de turbera (Lacerta vivípara) que alcanza los 2400 m s/m. Esa lagartija conserva la puesta en su interior, de manera que la incubación es más eficaz, ya que la madre se traslada para buscar los lugares más cálidos y adecuados para su vida. Las crías nacen perfectamente formadas.

Algunas aves alpinas, rehuyen la estación desfavorable, trasladándose a otros lugares. Así lo hace el bisbita ribereño alpino (Anthus spinoletta spinoletta), que coloniza los pastizales húmedos de los pisos subalpino y alpino. El acentor alpino (Prunella collaris) habita en zonas rocosas, donde busca su alimento, en general insectos, pero también frutos y semillas, soporta estoicamente las malas condiciones climáticas, pero al llegar el invierno, se desplaza hacia otras cordilleras de menor altitud y latitud.

Una joya del piso alpino es el treparriscos (Tichodroma muraria), pájaro pequeño, nervioso, que con constantes movimientos de alas trepa por los grandes roquedos, en busca de pequeños insectos. Cuando despliega sus alas, sorprende su color carmesí, moteado de blanco; también se desplaza hacia roquedos más cálidos durante el invierno.

La perdiz pardilla (Perdix perdix) habita en los pastizales ralos, entre el piso subalpino y el alpino. No es muy abundante en la Jacetania, muy posiblemente debido a la caza indiscriminada que tuvo lugar hace unos treinta años. A pesar que resiste bien las grandes nevadas, protegiéndose en iglús que cava en la nieve, durante lo más crudo del invierno descendía a los bujedos y aliagares del submediterráneo, donde fue cazada sin ningún control.
Mejor adaptada al piso alpino, la perdiz nival (Lagopus mutus), muda de plumas dos veces al año para conservar su colorido críptico. En otoño, su plumaje se vuelve blanco, con excepción de una pequeña carúncula roja y un trazo negro sobre el ojo y la cola negra, por el contrario en primavera, su colorido se vuelve pardo y negro en un abigarrado trazado de líneas. Normalmente nunca abandona el piso alpino.

El gorrión alpino (Montifringilla nivalis), es otro ejemplo de perfecta adaptación al piso alpino, hasta el punto de que la temperatura de incubación de sus huevos es algo más baja que en el resto de las aves. Mientras que en el suelo es de apariencia modesta, al levantar el vuelo muestra grandes manchas blancas en alas y cola. Muy raras veces desciende del piso alpino, ya que es capaz de alimentarse con los restos de vegetales que halla en los lugares que el viento despeja de nieve.

Mustela ErmineaUn mamífero está bien adaptado al piso alpino, es el armiño (Mustela erminea), de color pardo durante el verano, blanco durante el invierno, con la excepción del extremo de su cola. Se alimenta de los pequeños mamíferos que pueblan los pastizales, topos, topillos, etc.

El piso alpino también posee numerosos insectos interesantes, muchos de ellos endémicos del Pirineo o de alguna de sus cimas. Uno de los más interesantes es el saltamontes Cophopodisma pirenaea, de formas macizas y áptero, como posible ahorro energético, en un lugar donde pocos son los días del año en que su metabolismo funciona adecuadamente.

Siguiente: Las aves rapaces
Mapa web Contacto Créditos

© 2011. www.jacajacobea.com. Todos los derechos reservados.

 

Colaboran:                                     

Cadena 100 biarritzCadena COPE

JacaJacobea en TwitterYoutubegoogle+JacaJacobea en FacebooklinkedInpinterest

Desarrollo y diseño de páginas web - Skydone